Nuevas recetas

Pastel de fresas

Pastel de fresas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Preparamos la encimera:

Separar las claras de las yemas, batirlas con una pizca de sal hasta que dupliquen su volumen, luego añadir el azúcar bajo la lluvia, las yemas una a una, el aceite, la leche, la esencia de vainilla, la harina mezclada con la polvo de hornear, tras lo cual homogeneizamos bien la composición. Verter la composición en forma redonda untada con aceite y forrada con harina y poner en el horno precalentado durante 30 minutos a fuego medio. Deje que la encimera se enfríe, luego córtela en 2.

Preparamos nata:

Mezclar la leche con la crema en polvo y el azúcar, luego agregar la mezcla de fresas y mezclar. Pon la gelatina preparada según las instrucciones del paquete en la crema y déjala enfriar durante 5-10 minutos, luego pon las fresas en cubitos (tanto como te dejo en el corazón :)))

Empapelamos la forma en la que horneé la parte superior (forma desmontable) con papel de aluminio (me di cuenta solo cuando quise poner, que no lo hice, así que puse papel de aluminio) ponemos la primera parte superior que ponemos almíbar con almíbar de fresas , luego una capa de nata, la segunda tapa y de nuevo la nata y la dejamos enfriar mientras preparamos la gelatina.

Prepare la gelatina de acuerdo con las instrucciones del paquete y viértala tibia sobre la crema. Vuelva a colocar la aplicación en la nevera durante 20 minutos, luego desenvuelva con cuidado el formulario, deje a un lado el papel de aluminio y mueva con cuidado el pastel en un plato.

Adorne con crema batida y fresas.


Tarta de yogur y fresa

Engrasar la base del molde y precalentar el horno.

Masa

La harina, las almendras y el polvo de hornear se mezclan en un bol. Añadir el resto de los ingredientes y mezclar con la batidora (con las paletas amasadoras) primero brevemente, a baja velocidad, luego a máxima velocidad hasta obtener una masa desmenuzable. La masa se distribuye uniformemente en la fuente de horno y se nivela presionando con el dorso de una cuchara. Coloca el molde para hornear en el horno y hornea. Retire el borde del molde para hornear. Retire la base del molde para hornear pero no la quite. Dejar enfriar en una parrilla de cocina.

Horno eléctrico 200 ° C

receta.preparación.gas 180 ° C

Surco / Altura: central

Tiempo de horneado: 20 minutos.

Crema de fresa

Para la crema de fresa, lava las fresas, límpialas y córtalas en cuartos o mitades. La parte superior se coloca en una bandeja para pasteles y está rodeada por un anillo de pastel.

La gelatina se ablanda de acuerdo con las instrucciones del paquete. Colar las fresas, el azúcar y el jugo de limón. La gelatina se disuelve según las instrucciones del paquete. Primero mezcle aproximadamente 3 cucharadas de puré de fresas en gelatina disuelta con un batidor y luego la gelatina se incorporará a la masa de puré de fresas. La crema de fresa así obtenida se vierte sobre la crema de yogur y con ayuda de un tenedor se realizan movimientos en la masa de nata de manera que se obtenga un aspecto jaspeado. El bizcocho se guarda en la nevera durante al menos 3 horas, preferiblemente durante la noche.

Crema de yogur

La gelatina se ablanda de acuerdo con las instrucciones del paquete. El yogur, el azúcar, la cáscara de limón Finesse rallada y el jugo de limón se mezclan en un tazón. La gelatina se disuelve según las instrucciones del paquete. Primero mezcle aproximadamente 3 cucharadas de crema de yogur en gelatina disuelta con un batidor. Luego se incorpora la gelatina al resto de la crema de yogur. Montar la nata montada. Cuando la crema comience a gelificar, agregue la crema. La crema así obtenida se extiende sobre el mostrador.

Decoración

El anillo de la torta se separa y se retira con cuidado. Nata montada con endurecedor de nata montada y azúcar de vainilla. Con la nata así obtenida, cubrir decorativamente el bizcocho. Adorne con hojas de menta o ruibarbo. Mantener frío hasta que se sirva.


Tarta de fresa cruda

Si quieres un postre delicioso y saludable, los amigos del Raw Dessert Club dicen que puedes preparar fácilmente un bizcocho crudo con fresas que no requiere horneado y no contiene azúcar. El pastel tiene anacardos y crema de coco, con cobertura de fresa sobre una parte superior crujiente de nueces.

Ingredientes de la encimera (10 porciones):
1 taza de nueces de macadamia
½ taza de nueces
½ taza de dátiles
¼ de caña de coco
1 polvo de sal del Himalaya

Ingredientes de la crema:
3 tazas de anacardos (remojados durante la noche)
¾ taza de jugo de limón
¾ taza de aceite de coco
¾ caña de néctar de coco
1 vaina de vainilla

Ingredientes para cubrir:
2 perros de fresas congeladas
1 taza de fresas en rodajas
½ caña de curmale

Método de preparación de la encimera:
1. Ponga los dátiles en una licuadora y muela bien.
2. Agregue las nueces, el coco y la sal.
3. Cuando la mezcla se vuelva pegajosa, colóquela en un molde para pasteles (diámetro 22 cm) con paredes desmontables.
4. Presione uniformemente con los dedos y deje enfriar hasta que la crema esté lista.

Cómo preparar la crema:
1. Ponga los ingredientes en la licuadora y mezcle bien hasta obtener una crema fina y satinada.
2. Ponga la nata en la encimera y colóquela en el congelador hasta que la cobertura esté lista.

Cómo preparar la cobertura:
1. Coloque las fresas y los dátiles congelados en una licuadora y mezcle a alta potencia.
2. Vierta la nata y ponga el bizcocho en el congelador durante 3 & # 8211 4 horas.
3. Retire del congelador, retire con cuidado las paredes del molde para pasteles y decore con caspones en rodajas.

PUENTE: para no correr tras los ingredientes, puede pedirlos en línea a Green Sense o Biologistic.


Ingredientes Pastel Con Fresas Y Panna Cotta

para una tarta de 24 cm. diámetro

Gelatina de fresa:

  • 800 gramos de fresas congeladas (o frescas, si es temporada completa)
  • 200 gramos de azucar
  • jugo de 1/2 limón
  • 12 gramos de gelatina (preferiblemente láminas)

Encimera fina de clara de huevo:

  • 2 claras de huevo frescas
  • 1 pizca de sal
  • 50 gramos de azucar
  • 40 gramos de mantequilla derretida
  • 40 gramos de harina

Panna cotta:

  • 800 ml. nata montada con un mínimo de 33% de grasa
  • 200 ml. leche entera
  • 2 claras de huevo frescas
  • 120 gramos de azucar
  • 1 pizca de sal
  • 2 vainas de vainilla
  • 50 gramos de agua
  • 25 gramos de gelatina (preferiblemente láminas)

Montaje y decoración:

  • 300 gramos de fresas frescas
  • grosellas rojas (u otras frutas, preferiblemente, por ejemplo, moras, arándanos, etc.)
  • 3-4 piezas de kumquat (opcional)
  • hojas de menta fresca
  • 8-10 biseles
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 6 gramos de gelatina (preferiblemente láminas)

Preparación del bizcocho de fresa y panna cotta

1. Empezamos con un coulis, que será la base de la gelatina de fresa: poner al fuego las fresas congeladas (o frescas, si es de temporada) junto con el zumo de 1/2 limón y 200 gramos de azúcar. Llevar todo a ebullición, lo justo para ablandar bien las fresas, luego pasar por un colador, insistiendo con una cuchara hasta que quede una sustancia casi seca en el colador (pepitas de fresa).

2. Hidratamos en agua muy fría, en 2 recipientes diferentes, 6 gramos de gelatina (preferiblemente láminas, que es más pura y no aporta mucha agua en la preparación terminada). Preparamos dos formas con un diámetro de 22-24 cm en las que colocamos una capa de papel de aluminio. Medimos con un recipiente graduado de 300 ml cada uno. del coulis de fresa caliente (no caliente, porque a más de 60 grados se destruye la gelatina). Exprime bien la gelatina hidratada y agrega 6 gramos de gelatina por cada 300 ml. de coulis de fresa, revolviendo hasta que la gelatina se disuelva.

3. Vierta 300 ml en cada forma. de gelatina de fresa y poner en el congelador durante 15-20 minutos, hasta que endurezca.

4. Una vez que haya endurecido, retire la gelatina del molde con film transparente y déle la vuelta sobre una superficie plana sobre la que se haya colocado una hoja de papel de horno. Retirar el papel de aluminio y cortar discos con un diámetro de 20 cm.

5. Proceder de forma idéntica con ambos discos, de los que obtendremos dos insertos de sabor intenso para nuestro bizcocho. Los discos se guardan sobre el papel de horno en la base, con su ayuda se trasladan a una bandeja y se guardan en la nevera hasta que los usemos. Nos quedaremos con el coulis de fresa preparado, lo guardamos para el montaje. (También tendremos los bordes cortados en gelatina, que nos podremos comer a nuestro antojo, disfrutando de una gelatina muy fragante y 100% natural).

6. Vierta la nata montada y la leche en una cacerola. Divida las vainas de vainilla a lo largo, raspe las semillas con la punta de un cuchillo y agregue a la sartén, junto con las vainas. Calentar bien la mezcla al fuego, luego apagar el fuego y dejar infundir bajo la tapa durante 30 minutos, para que el sabor a vainilla penetre bien en el líquido.

7. Hasta que la vainilla esté bien infundida, prepare la parte superior. Enciende el horno y ponlo a 180 grados centígrados. Bate las 2 claras con la sal con la batidora, luego agrega el azúcar gradualmente y bate hasta obtener un merengue firme, en el que el azúcar se haya disuelto por completo. Espolvoreamos la harina y agregamos el extracto de vainilla y la mantequilla derretida, pero no caliente, y mezclamos ligeramente con una espátula, para no perder por completo el aire acumulado en las claras. Distribuir esta mezcla en una capa uniforme y lo más fina posible (5-7 mm) en una bandeja cubierta con papel de horno. Hornee la parte superior en el horno precalentado a 180 grados durante 10 minutos, apenas dorada. Déjelo enfriar y luego corte una parte superior redonda con un diámetro de 24 cm.

8. Para preparar panna cotta, hidratar 26 gramos de gelatina en agua muy fría. Mientras tanto, retire las vainas de vainilla vacías del líquido en el que fueron infundidas.

9. Poner al fuego 100 gramos de azúcar en polvo y 50 ml. de agua. Hervir hasta que se forme un almíbar espeso que hierva con bulbos grandes y al medir con el termómetro de lectura instantánea la temperatura del almíbar es de 116 grados centígrados. Por separado, batir las 2 claras de huevo con 1 pizca de sal y añadir los 20 gramos restantes de azúcar. Debemos sincronizar el momento en que el almíbar alcanza la temperatura indicada con el grado de batido del merengue, que debe formar suaves crestas en la superficie, para preparar un merengue italiano, como hemos mostrado en detalle en receta de macarons con crema de limón. Vierta el almíbar caliente sobre la mesa de merengue mientras bate con la batidora a velocidad alta. Continuar batiendo hasta que el merengue se enfríe por completo. Esto da un merengue muy firme pero también seguro para la salud, porque las claras de huevo están cocidas.

10. Caliente la crema con infusión de vainilla a

50 grados Celsius (tenga en cuenta que si hace demasiado calor & # 8211 más de 60 grados & # 8211 la gelatina perderá sus propiedades). Exprime bien la gelatina hidratada y disuélvela en la crema. Se agrega 1/3 de la crema de gelatina sobre el merengue y se mezcla brevemente hasta incorporar. Añadir la masa del merengue diluido sobre el resto de la nata y mezclarlo ligeramente con una espátula, para que quede aireado (esta es también la razón por la que le agregué el merengue italiano, para no conseguir una masa muy compacta).

11. Montaje del bizcocho: en un molde con paredes desmontables de 24 cm de diámetro, colocar la tapa fina de clara de huevo en la base y remojar en 3-4 cucharadas del coulis de fresa restante. Lavar bien, secar y limpiar las fresas frescas, elegir unas lo más uniformes posible y cortarlas por la mitad de altura. La parte cortada de las fresas se empapa en coulis y luego se prensa bien en el borde del encofrado (el coulis semi-viscoso ayudará a adherirse bien a las paredes del encofrado, dando como resultado bordes limpios. El resto de las fresas se guardan por decoración.

12. Verter con cuidado 1/3 de la composición de panna cotta, golpear ligeramente la mesa unas veces la masa para que se adhiera bien a la composición de los demás elementos, luego poner en el congelador durante 15-20 minutos, hasta que esta primera capa de fortalece.

13. Después de que la primera capa de panna cotta se haya endurecido, espolvoree 1-2 cucharadas del resto de la panna cotta en la superficie y esparza la composición líquida con el dorso de la cuchara. Con papel de horno, dale forma al primer disco de gelatina de fresa, luego retira el papel y presiona ligeramente el disco sobre la superficie, que se adherirá bien con la fina capa de composición líquida.

14. Vierta inmediatamente una segunda capa de 1/3 de la composición de panna cotta sobre el inserto de gelatina de fresa y colóquelo en el congelador nuevamente durante 15-20 minutos, luego repita el procedimiento descrito en el paso 13, agregue, agregue otro inserto de gelatina, luego cubra todo con el resto de la panna cotta. Coloca el bizcocho en el frigorífico durante 3 horas, después de lo cual estará lo suficientemente firme como para desformarlo. Para sacar el bizcocho del molde, uso un soplete de cocina para calentar las paredes desmontables del molde, pero también puedes usar un paño de cocina empapado en agua caliente. Deshaga con cuidado el anillo, que, después de expandirse por calentamiento, debe desprenderse fácilmente de la composición de la torta.

15. Ya se ve bastante bien, ¿no? Merece la pena esforzarse un poco más en una ocasión especial, así que así es como procedimos: hidratamos 4 gramos de gelatina en agua muy fría. Calenté el coulis de fresa restante a 50 grados, disolví la gelatina en él y lo vertí sobre la superficie del bizcocho, dejándolo escurrir por los bordes.

Hidraté los 2 gramos restantes de gelatina y los disolví en 150 ml. de agua tibia, luego agregué 2 cucharadas de jugo de limón. Cada rodaja de fruta que puse en el bizcocho y cada hoja de menta pasaron primero por este "baño" con limón y gelatina, lo que ayudó a que la fruta tuviera un bonito brillo y no se oxidara tan rápido. Escurrir bien la fruta sobre un paño de cocina después de remojarla en agua con limón y gelatina y luego colocar sobre el bizcocho. Las frutas utilizadas, por supuesto, pueden ser a elección de todos (solo fresas, fresas + moras, arándanos, etc.). También agregué algunos merengues blancos para contraste y textura.

No tengo fotos de la sección de pasteles, los invitados vinieron por la noche y estaban tan codiciosos que en 10 minutos no tenía nada para posar. Intentemos imaginar la sección, capas perfectamente blancas contrastando con las de un rojo intenso. El sabor era encantador, suave, aterciopelado, no demasiado dulce pero muy fragante.

Espero que esta receta te tiente e incluso la prepare para una de las ocasiones especiales de tu vida. ¡Te espero con buenas noticias y te deseo una primavera llena de amor!


Ingredientes Pastel Con Fresas Y Panna Cotta

para una tarta de 24 cm. diámetro

Gelatina de fresa:

  • 800 gramos de fresas congeladas (o frescas, si es temporada completa)
  • 200 gramos de azucar
  • jugo de 1/2 limón
  • 12 gramos de gelatina (preferiblemente láminas)

Encimera fina de clara de huevo:

  • 2 claras de huevo frescas
  • 1 pizca de sal
  • 50 gramos de azucar
  • 40 gramos de mantequilla derretida
  • 40 gramos de harina

Panna cotta:

  • 800 ml. nata montada con un mínimo de 33% de grasa
  • 200 ml. leche entera
  • 2 claras de huevo frescas
  • 120 gramos de azucar
  • 1 pizca de sal
  • 2 vainas de vainilla
  • 50 gramos de agua
  • 25 gramos de gelatina (preferiblemente láminas)

Montaje y decoración:

  • 300 gramos de fresas frescas
  • grosellas rojas (u otras frutas, preferiblemente, por ejemplo, moras, arándanos, etc.)
  • 3-4 piezas de kumquat (opcional)
  • hojas de menta fresca
  • 8-10 biseles
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 6 gramos de gelatina (preferiblemente láminas)

Preparación del bizcocho de fresa y panna cotta

1. Empezamos con un coulis, que será la base de la gelatina de fresa: poner al fuego las fresas congeladas (o frescas, si es de temporada) junto con el zumo de 1/2 limón y 200 gramos de azúcar. Llevar todo a ebullición, lo justo para ablandar bien las fresas, luego pasar por un colador, insistiendo con una cuchara hasta que quede una sustancia casi seca en el colador (pepitas de fresa).

2. Hidratamos en agua muy fría, en 2 recipientes diferentes, 6 gramos de gelatina (preferiblemente láminas, que es más pura y no aporta mucha agua en la preparación terminada). Preparamos dos formas con un diámetro de 22-24 cm en las que colocamos una capa de papel de aluminio. Medimos con un recipiente graduado de 300 ml cada uno. del coulis de fresa caliente (no caliente, porque a más de 60 grados se destruye la gelatina). Exprime bien la gelatina hidratada y agrega 6 gramos de gelatina por cada 300 ml. de coulis de fresa, revolviendo hasta que la gelatina se disuelva.

3. Vierta 300 ml en cada forma. de gelatina de fresa y poner en el congelador durante 15-20 minutos, hasta que endurezca.

4. Una vez que haya endurecido, retire la gelatina del molde con film transparente y déle la vuelta sobre una superficie plana sobre la que se haya colocado una hoja de papel de horno. Retirar el papel de aluminio y cortar discos con un diámetro de 20 cm.

5. Proceder de forma idéntica con ambos discos, de los que obtendremos dos insertos de sabor intenso para nuestro bizcocho. Los discos se guardan sobre el papel de horno en la base, con su ayuda se trasladan a una bandeja y se guardan en la nevera hasta que los usemos. Nos quedaremos con el coulis de fresa preparado, lo guardamos para el montaje. (También tendremos los bordes cortados en gelatina, que nos podremos comer a nuestro antojo, disfrutando de una gelatina muy fragante y 100% natural).

6. Vierta la nata montada y la leche en una cacerola. Divida las vainas de vainilla a lo largo, raspe las semillas con la punta de un cuchillo y agregue a la sartén, junto con las vainas. Calentar bien la mezcla al fuego, luego apagar el fuego y dejar infundir bajo la tapa durante 30 minutos, para que el sabor a vainilla penetre bien en el líquido.

7. Hasta que la vainilla esté bien infundida, prepare la parte superior. Enciende el horno y ponlo a 180 grados centígrados. Bate las 2 claras con la sal con la batidora, luego agrega el azúcar gradualmente y bate hasta obtener un merengue firme, en el que el azúcar se haya disuelto por completo. Espolvoreamos la harina y agregamos el extracto de vainilla y la mantequilla derretida, pero no caliente, y mezclamos ligeramente con una espátula, para no perder por completo el aire acumulado en las claras. Distribuir esta mezcla en una capa uniforme y lo más fina posible (5-7 mm) en una bandeja cubierta con papel de horno. Hornee la parte superior en el horno precalentado a 180 grados durante 10 minutos, apenas dorada. Déjelo enfriar y luego corte una parte superior redonda con un diámetro de 24 cm.

8. Para preparar panna cotta, hidratar 26 gramos de gelatina en agua muy fría. Mientras tanto, retire las vainas de vainilla vacías del líquido en el que fueron infundidas.

9. Ponga al fuego 100 gramos de azúcar en polvo y 50 ml. de agua. Hervir hasta que se forme un almíbar espeso que hierva con bulbos grandes y al medir con el termómetro de lectura instantánea la temperatura del almíbar es de 116 grados centígrados. Por separado, batir las 2 claras de huevo con 1 pizca de sal y añadir los 20 gramos restantes de azúcar. Debemos sincronizar el momento en que el almíbar alcanza la temperatura indicada con el grado de batido del merengue, que debe formar suaves crestas en la superficie, para preparar un merengue italiano, como hemos mostrado en detalle en receta de macarons con crema de limón. Vierta el almíbar caliente sobre la mesa de merengue mientras bate con la batidora a velocidad alta. Continuar batiendo hasta que el merengue se enfríe por completo. Esto da un merengue muy firme pero también seguro para la salud, porque las claras de huevo están cocidas.

10. Caliente la crema con infusión de vainilla a

50 grados Celsius (tenga en cuenta que si hace demasiado calor, más de 60 grados, la gelatina perderá sus propiedades). Exprime bien la gelatina hidratada y disuélvela en la crema. Se agrega 1/3 de la crema de gelatina sobre el merengue y se mezcla brevemente hasta incorporar. Agrega la masa del merengue diluido sobre el resto de la crema y mezcla ligeramente con una espátula, para que quede aireada (esta es también la razón por la que agregué el merengue italiano, para no obtener una masa muy compacta).

11. Montaje del bizcocho: en un molde con paredes desmontables de 24 cm de diámetro, colocar la tapa fina de clara de huevo en la base y remojar en 3-4 cucharadas del coulis de fresa restante. Lavar bien, secar y limpiar las fresas frescas, elegir unas lo más uniformes posible y cortarlas por la mitad de altura. La parte cortada de las fresas se empapa en coulis y luego se prensa bien en el borde del encofrado (el coulis semi-viscoso ayudará a adherirse bien a las paredes del encofrado, dando como resultado bordes limpios. El resto de las fresas se conservan por decoración.

12. Verter con cuidado 1/3 de la composición de panna cotta, golpear ligeramente la mesa unas veces la masa para que se adhiera bien a la composición de los demás elementos, luego poner en el congelador durante 15-20 minutos, hasta que esta primera capa de fortalece.

13. Después de que la primera capa de panna cotta se haya endurecido, espolvoree 1-2 cucharadas del resto de la panna cotta en la superficie y esparza la composición líquida con el dorso de la cuchara. Con papel de horno, dale forma al primer disco de gelatina de fresa, luego retira el papel y presiona ligeramente el disco sobre la superficie, que se adherirá bien con la fina capa de composición líquida.

14. Vierta inmediatamente una segunda capa de 1/3 de la composición de panna cotta sobre el inserto de gelatina de fresa y colóquelo en el congelador nuevamente durante 15-20 minutos, luego repita el procedimiento descrito en el paso 13, agregue, agregue otro inserto de gelatina, luego cubra todo con el resto de la panna cotta. Coloca el bizcocho en el frigorífico durante 3 horas, después de lo cual estará lo suficientemente firme como para desformarlo. Para sacar el bizcocho del molde, uso un soplete de cocina para calentar las paredes desmontables del molde, pero también puedes usar un paño de cocina empapado en agua caliente. Deshaga con cuidado el anillo, que, después de expandirse por calentamiento, debe desprenderse fácilmente de la composición de la torta.

15. Ya se ve bastante bien, ¿no? Vale la pena esforzarse un poco más en una ocasión especial, así que así es como procedimos: hidratamos 4 gramos de gelatina en agua muy fría. Calenté el coulis de fresa restante a 50 grados, disolví la gelatina en él y lo vertí sobre la superficie del bizcocho, dejándolo escurrir por los bordes.

Hidraté los 2 gramos restantes de gelatina y los disolví en 150 ml. de agua tibia, luego agregué 2 cucharadas de jugo de limón. Cada rodaja de fruta que puse en el bizcocho y cada hoja de menta pasaron primero por este "baño" con limón y gelatina, lo que ayudó a que la fruta tuviera un bonito brillo y no se oxidara tan rápido. Escurrir bien la fruta sobre un paño de cocina después de remojarla en agua con limón y gelatina y luego colocar sobre el bizcocho. Las frutas utilizadas, por supuesto, pueden ser a elección de todos (solo fresas, fresas + moras, arándanos, etc.). También agregué algunos merengues blancos para contraste y textura.

No tengo fotos de la sección de pasteles, los invitados vinieron por la noche y estaban tan codiciosos que en 10 minutos no tenía nada para posar. Intentemos imaginar la sección, capas perfectamente blancas contrastando con las de un rojo intenso. El sabor era encantador, suave, aterciopelado, no demasiado dulce pero muy fragante.

Espero que esta receta te tiente e incluso la prepare para una de las ocasiones especiales de tu vida. ¡Te espero con buenas noticias y te deseo una primavera llena de amor!


Ingredientes Pastel Con Fresas Y Panna Cotta

para una tarta de 24 cm. diámetro

Gelatina de fresa:

  • 800 gramos de fresas congeladas (o frescas, si es temporada completa)
  • 200 gramos de azucar
  • jugo de 1/2 limón
  • 12 gramos de gelatina (preferiblemente láminas)

Encimera fina de clara de huevo:

  • 2 claras de huevo frescas
  • 1 pizca de sal
  • 50 gramos de azucar
  • 40 gramos de mantequilla derretida
  • 40 gramos de harina

Panna cotta:

  • 800 ml. nata montada con un mínimo de 33% de grasa
  • 200 ml. leche entera
  • 2 claras de huevo frescas
  • 120 gramos de azucar
  • 1 pizca de sal
  • 2 vainas de vainilla
  • 50 gramos de agua
  • 25 gramos de gelatina (preferiblemente láminas)

Montaje y decoración:

  • 300 gramos de fresas frescas
  • grosellas rojas (u otras frutas, preferiblemente, por ejemplo, moras, arándanos, etc.)
  • 3-4 piezas de kumquat (opcional)
  • hojas de menta fresca
  • 8-10 biseles
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 6 gramos de gelatina (preferiblemente láminas)

Preparación de la tarta de fresa y panna cotta

1. Empezamos con un coulis, que será la base de la gelatina de fresa: poner al fuego las fresas congeladas (o frescas, si es de temporada) junto con el zumo de 1/2 limón y 200 gramos de azúcar. Llevar todo a ebullición, lo justo para ablandar bien las fresas, luego pasar por un colador, insistiendo con una cuchara hasta que quede una sustancia casi seca en el colador (pepitas de fresa).

2. Hidratamos en agua muy fría, en 2 recipientes diferentes, 6 gramos de gelatina (preferiblemente láminas, que es más pura y no aporta mucha agua en la preparación terminada). Preparamos dos formas con un diámetro de 22-24 cm en las que colocamos una capa de papel de aluminio. Medimos con un recipiente graduado de 300 ml cada uno. del coulis de fresa caliente (no caliente, porque a más de 60 grados se destruye la gelatina). Exprime bien la gelatina hidratada y agrega 6 gramos de gelatina por cada 300 ml. de coulis de fresa, revolviendo hasta que la gelatina se disuelva.

3. Vierta 300 ml en cada forma. de gelatina de fresa y poner en el congelador durante 15-20 minutos, hasta que endurezca.

4. Una vez que haya endurecido, retire la gelatina del molde con film transparente y déle la vuelta sobre una superficie plana sobre la que se haya colocado una hoja de papel de horno. Retirar el papel de aluminio y cortar discos con un diámetro de 20 cm.

5. Proceder de forma idéntica con ambos discos, de los que obtendremos dos insertos de sabor intenso para nuestro bizcocho. Los discos se guardan sobre el papel de horno en la base, con su ayuda se trasladan a una bandeja y se guardan en la nevera hasta que los usemos. Nos quedaremos con el coulis de fresa preparado, lo guardamos para el montaje. (También tendremos los bordes cortados en gelatina, que nos podremos comer a nuestro antojo, disfrutando de una gelatina muy fragante y 100% natural).

6. Vierta la nata montada y la leche en una cacerola. Divida las vainas de vainilla a lo largo, raspe las semillas con la punta de un cuchillo y agregue a la sartén, junto con las vainas. Calentar bien la mezcla al fuego, luego apagar el fuego y dejar infundir bajo la tapa durante 30 minutos, para que el sabor a vainilla penetre bien en el líquido.

7. Hasta que la vainilla esté bien infundida, prepare la parte superior. Enciende el horno y ponlo a 180 grados centígrados. Bate las 2 claras con la sal con la batidora, luego agrega el azúcar gradualmente y bate hasta obtener un merengue firme, en el que el azúcar se haya disuelto por completo. Espolvoreamos la harina y agregamos el extracto de vainilla y la mantequilla derretida, pero no caliente, y mezclamos ligeramente con una espátula, para no perder por completo el aire acumulado en las claras. Distribuir esta mezcla en una capa uniforme y lo más fina posible (5-7 mm) en una bandeja cubierta con papel de horno. Hornee la parte superior en el horno precalentado a 180 grados durante 10 minutos, apenas dorada. Déjelo enfriar y luego corte una parte superior redonda con un diámetro de 24 cm.

8. Para preparar panna cotta, hidratar 26 gramos de gelatina en agua muy fría. Mientras tanto, retire las vainas de vainilla vacías del líquido en el que fueron infundidas.

9. Poner al fuego 100 gramos de azúcar en polvo y 50 ml. de agua. Hervir hasta que se forme un almíbar espeso que hierva con bulbos grandes y al medir con el termómetro de lectura instantánea la temperatura del almíbar es de 116 grados centígrados. Por separado, batir las 2 claras de huevo con 1 pizca de sal y añadir los 20 gramos restantes de azúcar. Debemos sincronizar el momento en que el almíbar alcanza la temperatura indicada con el grado de batido del merengue, que debe formar suaves crestas en la superficie, para preparar un merengue italiano, como hemos mostrado en detalle en receta de macarons con crema de limón. Vierta el almíbar caliente sobre la mesa de merengue mientras bate con la batidora a velocidad alta. Continuar batiendo hasta que el merengue se enfríe por completo. Esto da un merengue muy firme pero también seguro para la salud, porque las claras de huevo están cocidas.

10. Caliente la crema con infusión de vainilla a

50 grados centígrados (tenga en cuenta que si hace demasiado calor & # 8211 más de 60 grados & # 8211 la gelatina perderá sus propiedades). Exprime bien la gelatina hidratada y disuélvela en la crema. Se agrega 1/3 de la crema de gelatina sobre el merengue y se mezcla brevemente hasta incorporar. Añadir la masa del merengue diluido sobre el resto de la nata y mezclarlo ligeramente con una espátula, para que quede aireado (esta es también la razón por la que le agregué el merengue italiano, para no conseguir una masa muy compacta).

11. Montaje del bizcocho: en un molde con paredes desmontables de 24 cm de diámetro, colocar la tapa fina de clara de huevo en la base y remojar en 3-4 cucharadas del coulis de fresa restante. Lavar bien, secar y limpiar las fresas frescas, elegir unas lo más uniformes posible y cortarlas por la mitad de altura. La parte cortada de las fresas se empapa en coulis y luego se prensa bien en el borde del encofrado (el coulis semi-viscoso ayudará a adherirse bien a las paredes del encofrado, dando como resultado bordes limpios. El resto de las fresas se guardan por decoración.

12. Se toarnă cu grijă 1/3 din compoziția de panna cotta, se lovește ușor de câteva ori de masă forma, ca să adere bine compoziția de celelalte elemente, apoi se dă la congelator timp de 15-20 de minute, până ce acest prim strat de întărește.

13. După ce primul strat de panna cotta s-a întărit, se stropește pe suprafață cu 1-2 linguri din restul de panna cotta și cu dosul lingurii se întinde compoziția lichidă. Cu ajutorul hârtiei de copt, răsturnăm în formă primul disc de jeleu de căpșuni, apoi îndepărtăm hârtia și presăm ușor discul pe suprafață, care va adera bine cu ajutorul stratului subțire de compoziție lichidă.

14. Imediat se toarnă deasupra inserției de jeleu de căpșuni un al doilea strat de 1/3 din compoziția de panna cotta și se dă la congelator din nou pentru 15-20 de minute, după care se repetă procedeul descris la pasul 13, adăugându-se încă o inserție de jeleu, apoi acoperind totul cu restul de panna cotta. Se dă tortul la frigider timp de 3 ore, după care va fi destul de ferm ca să se scoată din formă. Pentru a scoate tortul din formă, eu folosesc o torță de bucătărie cu care încălzesc pereții detașabili ai formei, dar puteți folosi și un prosop de bucătărie înmuiat în apă fierbinte. Se desface inelul cu grijă, care, după ce s-a dilatat prin încălzire, ar trebui să se desprindă ușor de compoziția tortului.

15. Arată deja destul de bine, nu-i așa? O ocazie specială merită să ne străduim un pic mai mult, așa că iată cum am procedat în continuare: am pus la hidratat în apă foarte rece 4 grame de gelatină. Am încălzit până la 50 de grade coulis-ul de căpșuni rămas, am dizolvat în el gelatina și l-am turnat pe suprafață tortului, lăsându-l să se scurgă și pe margini.

Am hidratat restul de 2 grame de gelatină și am dizolvat-o în 150 de ml. de apă caldă, apoi am adăugat 2 linguri de zeamă de lămâie. Fiecare felie de fruct pe care am așezat-o pe tort și fiecare frunzuliță de mentă a trecut mai întâi prin această ”baie” cu lămâie și gelatină, care au ajutat fructele să capete un luciu frumos și să nu se oxideze așa de rapid. Se scurg bine fructele pe un șervet de bucătărie după ce se înmoaie în apa cu lămâie și gelatină apoi se așează pe tort. Fructele folosite, desigur, pot fi la alegerea fiecăruia (numai căpșuni, căpșuni + mure, afine etc). Eu am adăugat și câteva bezele albe, pentru contrast și textură.

Nu am poze cu secțiunea tortului, oaspeții au venit la ceas de seară și au fost atât de pofticioși, încât în 10 minute nu am mai avut ce să pozez. Hai să ne încercăm să ne imaginăm secțiunea, straturi perfect albe contrastând cu cele de un roșu intens. Gustul a fost încântător, blând, catifelat, nu exagerat de dulce dar foarte aromat.

Sper ca această rețetă să vă tenteze și chiar să o pregătiți la una din ocaziile speciale din viața voastră. Eu vă aștept cu vești bune și vă doresc o primăvară plină de iubire!


Tort cu căpșuni și panna cotta

În urmă cu mai puțin de o săptămână l-am avut de sărbătorit pe cel mai tandru iubit și cel mai bun prieten, cel mai înflăcărat suporter și cel mai plăcut și amuzant companion. Despre soțul meu vorbesc, zâmbitorul din poza de mai sus. Aș putea spune mii de cuvinte despre el și tot nu ar fi destule.

O să vă spun doar câte ceva: suntem de niște ani buni împreună și încă ne mai suntem cea mai plăcută companie unul altuia, nu ne plictisim niciodată când suntem împreună și ne lipsim mult, dacă se întâmplă să nu putem fi alături chiar și pentru câteva ceasuri. Fiecare dimineață ne e frumoasă, pentru că sunt acele câteva minute în care ne bucurăm pur și simplu că ne avem unul pe altul și că uite, ne mai așteaptă o zi împreună.

Râdem mult, ne atingem mult. Avem fire cărunte și poate că toată afectivitatea asta dintre noi li se pare unora ciudată sau chiar deplasată, dar rareori ne amintim de sensibilitățile altora, pentru că ne avem pe noi și asta ne bucură prea mult ca să mai putem fi afectați de conveniențe.

Niciodată, dar nici măcar o singură dată soțul meu nu m-a făcut să mă îndoiesc de el și de devotamentul lui. Sper că nici eu pe el, mi-a adus atâta liniște și bucurie încât mi-ar fi foarte greu să știu că s-a necăjit fie și o singură dată din cauza mea. E sigur că îmi poartă infinit mai multă grijă decât eu lui, pentru că așa știe el să iubească, înconjurându-i pe cei dragi cu un lanț de grijă și bunătate.

Uneori această strânsoare blândă și iubitoare mi se pare că mă limitează și-atunci se întâmplă să mă revolt și să ridic vocea la el. Și-apoi îmi pare infinit de rău, pentru că știu că nimănui altcuiva nu îi pasă cu adevărat dacă mi-am pus șosete groase, nimeni nu o să-mi lege fularul trăgându-mi-l peste nas, numai ca să-l arunc eu cât colo, nimeni nu o să-mi aducă flori pentru că… pur și simplu și nimeni altcineva decât el nu ar fi putut să facă să fie pentru mine Ziua Femeii în fiecare zi.

De ziua lui, soțul meu și-a dorit un tort lejer și pentru că e atât de implicat în tot ceea ce mă pasionează pe mine, a ajuns și el un gurmand, așa că și-a ales singur combinația: tort cu căpșuni și panna cotta . Și m-am gândit eu că acest tort primăvăratic ar fi perfect și pentru ziua de 8 Martie, de aceea vi-l prezint chiar azi.


Tort cu capsuni

1.Se separa albusurile de galbenus intr-un bol mare si se amesteca cu mixer-ul,lasati compozitia la temperatura camerei 30 de minute.

2.Incalziti cuptorul la 325 grade. In alt bol amestecati galbenusurile pana ce compozitia se subtieaza. Adaugati treptat 3/4 ceasca de zahar pana obtineti o culoare mai galbuie. Adaugati si sucul de lamaie,ulei si apa. Amestecati faina cu sarea si adaugati-o la compozitie.

3.Se bat albusurile la o viteza medie pana ce formeaza varfuri moi. Treptat adugati 3/4 ceasca zahar cate o lingura odata.

4.Se coace la 125 de grade timp de 35-35 de minute. Deasupra va avea culoarea maronie.

Pentru topping:

1.Puneti bolul la frigider pentru racire.

2.Intr-un bol mare amestecati cu mixerul smantana pana se omogenizeaza.Adaugati si zahar si vanilie.

3.Taiati blatul in 3 bucati rotunde. Asezati partea de jos pe o farfurie mare si turnati crema si bucati de capsuni peste. Repetati acest pas.


Tort cu capsuni

Cu blatul obtinut mai devreme (reteta o gasiti aici) am zis ca facem tort cu capsuni. In acest scop, avem nevoie de:

– 1 litru de lapte
– o cana de zahar
– 4 linguri de faina
– un plic de budinca de capsuni
– 100g de unt
– 500g capsuni

Se fierbe laptele cu zaharul si se lasa la racit (ideal este sa se si urmareasca procesul indeaproape ca sa nu va dea laptele in foc, ca si mie). Cand e rece se amesteca cu faina si praful de budinca pana se omogenizeaza, apoi se pune din nou la foc mic, mestecand in continuu pana se ingroasa. Se da la o parte de pe foc si se adauga untul batut spuma. Taiem interiorul blatului, lasand cca 1 cm la margine si scobim frumos cu degetelele. Partea pe care o scobim din tort o maruntim bine bine si o amestecam cu o esenta de rom.

Se toarna o parte din crema in blat, apoi se aseaza peste ea capsunii (nu uitati sa lasati cativa capsuni deoparte pt decorare). Peste capsuni se toarna din nou crema si drept capac se pun firmiturile scobite din tort.

Marginile tortului se ung si ele cu crema si apoi se orneaza cu firmituri. Cam asta e, un tort usor, nu foarte dulce, dar foarte aromat. Enjoy!


Tort cu clătite în straturi

Lasati aluatul sa se odihneasca 30 de min.
Ungeti o tigaie bine incinsa cu ulei vegetal cu ajutorul unei pensule.

Adaugati cate un polonic plin din aluat pentru foaie de clatita.

Prajiti clatitele pe fiecare parte pana capata o culoare frumoasa rumena.

Repetati operatiunea pana terminati tot aluatul. Asezati clatitele unele peste altele pentru a nu se usca.

Decupati fiecare foaie de clatita, folosind un capac de 19-20 cm diametru. Obtineti astfel margini si forma perfecte.

Intr-o craticioara puneti sa se topeasca 400 g ciocolata cu 50 % cacao si 400 ml smantana lichida pentru frisca.

Amestecati constant pana cand obtineti o compozitie omogena.

Turnati ciocolata intr-un bol mare si adaugati 250 g mascarcone.

Amestecati pana la omogenizarea completa a cremei de mascarpone.
Puneti bolul cu crema la frigider pentru 30 de minute.
Cand crema s-a racit puteti monta tortul.
Peste fiecare foaie de clatita puneti o lingura de crema (aproximativ 50 g)

Dupa ce ati pus si ultima foaie, acoperiti tortul cu crema desupra si pe laterale.

Ornati tortul cu frisca, capsuni, frunze de menta si fructe de padure.

Lasati tortul la frigider peste noapte. Consumati cu moderatie!

Reteta video TORT CU CLATITE IN STRATURI mai jos:


  • 500 gr capsuni
  • 30 piscoturi Savoiardi
  • 500 ml frisca lichida
  • 4oua
  • 8 linguri zahar
  • sare
  • 500 ml lapte
  • 4 linguri faina
  • 2 plicuri zahar vanilat
  • 20 gr gelatina
  • 100 ml apa

Mai intai pregatim capsunile.

Le spalam bine si le scoatem coditele, dar nu la toate, pastram cateva si pentru ornat.
Le lasam cateva minute la scurs dupa care le punem intr-un vas si presaram 4 linguri de zahar peste ele, apoi le dam la frigider pana pregatim restul compozitiilor.

Preparam crema pentru tort cu capsuni

Frecam 4 galbenusuri cu 4 linguri de zahar si putina sare, adaugam putin lapte rece si faina, omogenizam si apoi punem peste restul de lapte caldut.
Fierbem crema la foc incet mestecand continuu pana se ingroasa, apoi ridicam de pe foc si dam la rece, acoperind-o cu o folie pentru a nu prinde crusta.
Batem albusurile spuma cu zaharul vanilat si le incorporam in crema racita
Batem frisca spuma cu ajutorul mixerului, apoi, jumatate o amestecam cu crema si jumatate o oprim pentru ornat.
Punem gelatina la hidratat in 100 ml apa, apoi o punem la foc mic si amestecam continuu pana se dilueaza si o turnam fierbinte peste crema amestecand bine cu mixerul sa se omogenizeze.

Asamblare tort cu capsuni

Scurgem capsunile de lichidul lasat si le amestecam usor, cu o paleta de lemn, in crema.



Comentarios:

  1. Hilton

    Bueno, intente firmar este método ...

  2. Adin

    It is also possible on this issue, because only in a dispute can the truth be achieved. :)

  3. Matthias

    Creo que esta técnica ya no es relevante, hay métodos más nuevos.

  4. Trent

    Considero que no estás bien. Escríbeme por PM, hablamos.

  5. Pranav

    Bravo, el magnífico pensamiento

  6. Currito

    Encuentro que no tienes razón.Escribe en PM, hablaremos.



Escribe un mensaje